¿Por qué a los españoles nos cuesta tanto aprender inglés?

¿Por qué a los españoles nos cuesta tanto aprender inglés?

Los principales obstáculos de los españoles a la hora de aprender inglés

Arrancamos el 2017 con el Barómetro de la Universidad de Cambridge recordándolo, España es el país con menor nivel de inglés de la Unión Europea. Un mal puesto que compartimos tradicionalmente con nuestros colegas italianos pero que, según este sondeo, nos deja a nosotros el últimisimo puesto. Según este barómetro, el 44% de los españoles reconocemos tener un nivel de inglés “bajo” o “muy bajo”, logrando un nivel de apenas 2,67 sobre 5 puntos.

¿Pero a qué se deben estos pésimos resultados? Repasamos algunas de las razones por las que nos cuesta tanto asimilar y aprender inglés.

 

La vergüenza

Si bien España está entre los países que mejor sabe reírse de sí mismo, esta cualidad parece no aplicarse a los idiomas. Los encuestados reconocen tener serios problemas de vergüenza a la hora de expresarse en una lengua que no es la suya propia. Así que como dice la expresión “al que calla otorga”, seguimos pensando que antes de cometer un error y desencadenar una situación graciosa, lo mejor es permanecer callados. Sin embargo, sólo hay un modo de aprender un idioma, y es practicarlo, con mayor o menor cierto.

No se pronuncia cómo se escribe

La fonética se nos atraganta muy especialmente, y es que los hispano hablantes estamos acostumbrados a pronunciar las palabras tal y cómo se escriben. Nos cuesta mucho entender que una vocal como “a” pueda pronunciarse de diferentes modos según el conjunto silábico que lo acompañe. Mientras nosotros contamos con 5 sonidos para 5 vocales, en inglés existen 12 diferentes.

Del mismo modo, nos cuesta asimilar cuáles son las vocales fuertes que debemos acentuar, sin que los acentos nos den las pistas a las que estamos acostumbrados en castellano. De ahí que, si bien el inglés está considerado como un idioma fácil, es muy importante asimilarlo en profundidad y aprender su pronunciación, de otro modo será imposible hacernos entender.

Los falsos amigos del inglés

Si alguna vez has estudiado inglés, habrás oído hablar mucho de ellos. La lengua de Shakespeare cuenta con demasiados “falsos amigos”, palabras que nos suenan especialmente familiares pero que esconden un significado que es muy diferente al del castellano. Por ejemplo, la palabra “sensible“, si la escribes tal cual en inglés, te estás refiriendo a una persona sensata, que no sensible, tal y cómo te puede parecer en un primer momento. Otros ejemplos:

Once: una vez, que no “once”.

Compliment: piropo, que no “complemento”.

Dessert: postre, que no “desierto”. 

Los verbos irregulares

Todos tenemos en nuestra mente las listas interminables de verbos irregulares a las que nos hemos tenido que enfrentar alguna vez en la vida. Y es que una de las mayores dificultades a las que nos enfrentamos con el inglés, el al hecho de tener que memorizar los participios de todos aquellos verbos que no son regulares. Véase el verbo “leer”, en inglés el participio de read también es read, pero aunque no cambia de forma, este verbo esconde un gran secreto, su participio se pronuncia de forma distinta.

 

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas algunos consejos para aprender un nuevo idioma.