Las nuevas familias

Las nuevas familias

Empieza el nuevo curso académico así que todos nuestros estudiantes en programas de convivencia familiar ya empiezan a poner cara a las que serán sus familias durante este curso 2016-2017. Sin duda, se trata de un momento muy especial. Toca despejar todas las incógnitas, cómo será el nuevo hogar, la personalidad de los miembros del nuevo núcleo familiar, la ciudad en la que se va a estudiar durante el curso,  el colegio…

Pero antes de todo eso, existe un momento clave en todo programa de estudios en familia anfitriona, y ese no es otro que el ansiado reencuentro en el aeropuerto. Minutos antes de producirse, los nervios son palpables a uno y otro lado del hall de llegadas; mientras los estudiantes recogen sus maletas, las familias anfitrionas esperan cartel en mano para recibirlos con una calurosa bienvenida… y así hasta que un cruce de miradas entre entre estudiantes y anfitriones termina, muy probablemente, en foto. La primera fotografía del programa, y para muchos, la mejor de los 10 meses de curso. Al fin al y cabo es el inicio de una relación muy especial, asentada en el intercambio cultural y en la ilusión por descubrir más allá de lo conocido.

Todo esto lo conoce muy bien Elena, una de nuestras alumnas en el programa de año académico en Canadá, y a quien su host mother y su host sister recibieron en el aeropuerto de Winnipeg con esta bonita pancarta naranja. Y como ella, Carlos, Ángela… todos ellos estudiantes españoles que se han lanzado a vivir la que seguro será la experiencia de sus vidas…

img_2668img_2661

Y de estudiantes españoles que son alojados por familias extranjeras, a estudiantes extranjeros que este curso convivirán con familias españolas. Os hablamos de nuestro programa de AYSPAIN, a través del que SHe herencia ofrece a alumnos estadounidenses la oportunidad de estudiar un año o semestre académico en nuestro país. Mismos nervios  y misma ilusión que en el resto de nuestros programas de estudio en el extranjero, con la única diferencia de que en estas ocasiones son los aeropuertos españoles los que sirven de escenario perfecto para el reencuentro.

dsc_0321

dsc_0324

Gracias a todos por seguir haciendo un éxito de los programas de estudios en modalidad de convivencia familiar, y es que la idea de alojarse en una familia anfitriona durante un curso de verano o un programa de año académico tiene una gran cantidad de ventajas, entre las más importantes:

  • Gracias el contacto diario con los miembros de la familia ayudará al estudiante a enriquecer los conocimientos sobre la cultura y las costumbres locales de su país de destino.
  • Mejorará el idioma, pues el participante se tendrá que esforzar necesariamente para hablar con la familia, preguntando constantemente y poniendo en práctica lo aprendido en clase en situaciones reales del día a día.
  • Aumentará la confianza del estudiante en su conocimiento del idioma, lo que repercutirá en ganar seguridad e independencia.

Ventajas que se alcanzarán siempre y cuando se sigan una serie de claves para la convivencia. Si quieres saber algo más sobre ellas no dudes en leer nuestro artículo Cómo convivir con  una familia anfitriona en el extranjero