Inglés, propósito de año nuevo

Inglés, propósito de año nuevo

Hace apenas unos días que nos comíamos las uvas de la suerte mientras dejábamos volar nuestra imaginación y nos apresurábamos a pedir 12 deseos para el nuevo año, uno por uva. Pero no sólo de deseos va la entrada en el nuevo curso y es que si hay un “clásico” en esto de estrenar año, es el de los propósitos de año nuevo. Los hay para todos los perfiles y gustos (bajar peso, mejorar académica o profesionalmente, viajar más…), aunque sin duda uno de los propósitos de año nuevo más habituales no entiende de edades, y es el propósito de aprender idiomas o, más concretamente, de aprender inglés.

El aprendizaje de una lengua es para muchos la eterna asignatura pendiente, o bien porque no se posee el nivel deseado o bien porque tras un largo tiempo sin practicarlo, uno ya no se acuerda prácticamente de nada. Mucho se habla de que España es uno de los países europeos con peor nivel de inglés, lo que nos lleva a preguntarnos el porqué, un ejercicio nada sencillo pero que nos hace pensar es cuestiones que no nos ayudan y que nos diferencian de, por ejemplo, nuestros países vecinos, Portugal y Francia. Y es que sólo por el hecho de haber nacido o vivir en alguno de estos países, uno se acostumbra de pequeño a escuchar las películas en versión original, en la televisión o en los cines. Pero lo que está claro es que ésta es sólo una arista de un problema mucho mayor, y es que el doblaje no tiene la culpa, aunque está claro que no nos ayuda a “acostumbrar el oído” a otras lenguas.

Pero volviendo a  hablar de propósitos, los expertos nos advierten que tengamos mucho cuidado con esto de las expectativas. Y es que de la ilusión y la energía de proponernos ser mejores, enseguida se pasa a la desilusión y la tristeza de no haber cumplido con nuestra palabra. Así que seamos listos y recortemos de esa lista de propósitos aquello que veamos más inalcanzable, para quedarnos únicamente con objetivos reales (y no demasiados) por los que podamos trabajar de verdad y centrar nuestros esfuerzos.

En lo que aprender inglés se refiere, es importante que conviertas el aprendizaje en un proceso natural, motivador y, a poder ser, lo más divertido posible.

Se nos ocurren algunas ideas:

  1. Aprovéchate del mundo 2.0. Existen foros de discusión para todo y, por supuesto, también para aprender idiomas. Únete a foros en los que poder practicar y mejorar tu redacción y comprensión lectora, al mismo tiempo que conoces a gente de otras partes del mundo.
  2. Vete de bares. Tomar algo y pasar una tarde divertida hablando de lo que surja, ya es compatible con el aprendizaje de un idioma. Casi todas las ciudades cuentan con bares de intercambio lingüístico en los que poder hablar con nativos o personas que, como tú, quieran practicar el idioma más allá de las clases.
  3. Pídele un favor a tu amigo/a. Todos tenemos un buen amigo o amiga del que envidiamos su buen nivel de inglés así que este año toca perder la vergüenza y pedirle un gran favor, parte de las conversaciones que tengáis a partir de ahora serán en la lengua de Shakespeare.
  4. Aprende la letra real de las canciones. Muchas veces no es fácil entender ni el estribillo de nuestra canción favorita, pero a día de hoy Internet nos los pone fácil. Búscala, aprende su letra y empiezala a cantar de verdad, sin invenciones de por medio. En poco tiempo verás como hay muchas canciones que ya entiendes de primeras sin tener que buscar su letra.
  5. Haz ejercicio escuchando música. Una forma perfecta de cumplir con dos propósitos de año a la vez, escucha música en inglés (o el idioma que estés practicando) a la vez que haces deporte. Ten por seguro que te amenizará el esfuerzo físico mientras te entretienes aprendiendo.
  6. Ver películas en series en versión original. En casa lo tienes fácil, ¡Activa la versión original en tu televisor ya!. Y en el cine, te aconsejamos que vayas a las salas en las que pongan las películas en versión original, el esfuerzo merecerá la pena.
  7. ¡Viaja! Seguro que viajar más también se ha colado en tus propósitos de año nuevo. Te proponemos que este año viajes a lugares donde se hable el idioma que quieres aprender. En el caso del inglés lo tienes fácil, puedes optar por viajes de corta duración a lugares próximos (Londres, Dublín…) o poner más kilómetros de por medio y lanzarte a la aventura americana ¿Porqué no? Eso sí, siempre que viajes fuera recuerda dejar la vergüenza en casa, es importante que preguntes y hables en inglés, sea cual sea tu nivel, conseguirás hacerte entender y eso, ten por seguro, te será muy reconfortante.
  8. Cursos de idiomas en el extranjero. Los hay para todas las edades y perfiles. A diferencia de un viaje normal, están enfocados a que aprendas un idioma, así que combinarás tu inmersión cultural con clases o con una inmersión total en una familia local, pudiendo practicar diariamente de una forma más completa. Además a día de hoy hay cursos de idiomas para todos los gustos, enfocados en un objetivo muy concreto (por ejemplo, preparación de exámenes oficiales como el First Certificate in English o el Certificate in Advanced English), o cursos de verano más amenos, donde aprenderás inglés al mismo tiempo que haces turismo.

Así que ya sabes, ya no te faltan planes y excusas para cumplir con tu propósito de año nuevo de aprender inglés ¿Vamos a por todas?