Estudiar inglés en el extranjero

Estudiar inglés en el extranjero

Cada vez más estudiantes están tomando la decisión de estudiar inglés en el extranjero, ya que esta práctica es la mejor manera para aprender un idioma o para mejorar el nivel.

Pasar un tiempo fuera, y cursar un año académico en Canadá, Irlanda, Estados Unidos o donde se os antoje, es una buena ocasión para mejorar también la pronunciación y la capacidad de entender hasta las expresiones más coloquiales.

Sin embargo, si arrinconamos por un momento el factor idioma, lo que aprenderéis pasando un periodo en otro país será mucho más:

  • Conoceréis una cultura diferente, y os relacionareis con personas de otra nacionalidad.
  • Haréis nuevos amigos y aprenderéis mucho de ellos.
  • Fortaleceréis vuestra independencia ya que estaréis lejos de vuestras familias, y esto os hará crecer y madurar enormemente como personas.

Todo aspectos positivos que os enriquecerán como estudiantes y que, sin embargo, no se podrían lograr quedándose en el país de origen. Aunque vuestro objetivo sea solo (o mayormente) el de perfeccionar vuestro inglés, tendréis seguramente muchas más posibilidades en un país donde sea ésta la lengua materna, mientras que en España difícilmente podréis practicar con personas anglófonas.

Las oportunidades para ir a estudiar inglés en el extranjero son muchas y, gracias a empresas como She Herencia, podréis encontrar el programa que más os guste. Para empezar podréis decidir si pasar un entero año fuera o solamente un cuatrimestre o trimestre; las primeras experiencias suelen asustar un poco, por lo que a veces se prefiere escoger un programa que dure menos con la posibilidad de ampliarlo después.

El destino dependerá un poco de los gustos de cada estudiante: para aprender inglés, podréis escoger entre Reino Unido, Irlanda, Canadá, o USA. En cambio, si vuestra idea es la de estudiar otro idioma, como el francés o el alemán, She ofrece la oportunidad de emprender cursos académico en Francia, Alemania o Suiza.

La mayoría de los paquetes están destinados a adolecentes, pero también a universitarios o a niños (que además podrán aprovechar la posibilidad de pasar un verano fuera, alojándose con una familia, en campus o residencia). Y no faltan tampoco ofertas para adultos o ejecutivos, que quizás quieran mejorar el idioma, porque es necesario para su trabajo.

Y finalmente, podréis preferir el programa de au pair, que os permite vivir con una familia y ayudar un poco en las tareas domesticas, mientras perfeccionáis vuestro inglés. Ya veréis como dentro de poco os sentiréis como un miembro más de la familia y ya no os queréis volver a casa.